Cuanto cuesta el desarrollo de software

Desarrollo de software para Startups

Cuanto cuesta el software

Cuanto cuesta el desarrollo de software

En la web podemos encontrar diferentes portales que, a modo de calculadora, nos dan una idea de cuánto puede costarnos desarrollar nuestra aplicación web o móvil. Pero, ¿Cuanto se acerca esta estimación al coste real?

La complejidad de la estimación

Cada aplicación es un mundo. El número de funcionalidades, integraciones con otros sistemas, diseños UX/UI o tipo de desarrollo influyen proporcionalmente en el coste final. Incluso dos aplicaciones del mismo tipo, por ejemplo una red social, pueden tener costes muy diferentes dependiendo de como se aborde su implementación.

La única forma fiable para estimar el coste de una aplicación es realizar un análisis de los requisitos del cliente. Con este análisis podemos conocer el alcance real del proyecto y dar un presupuesto ajustado.

Cambios por el camino

Otro tema que no contempla un presupuesto cerrado son los cambios que surgen una vez hemos iniciado el desarrollo. El hecho de centrarse en las diferentes funcionalidades de la aplicación hace que aparezcan nuevos requisitos por detalles que no se tuvieron en cuenta durante la fase de definición. El cliente se da cuenta que la funcionalidad que definió no tiene sentido. O ha habido un cambio en el sistema con el que hay que integrarse y ahora el desarrollo es más costoso … De estas hay decenas.

¿Y qué ocurre en este punto? Pues hay que negociar una ampliación del presupuesto o llegar a un acuerdo de como se va a abordar. El caso es que de esta forma la gestión es muy rígida y no permite adaptarse fácilmente al contexto cambiante en el que se desarrollan la mayoría de este tipo de proyectos.

Gestión ágil

Hace años que la gestión y el desarrollo ágil se ha impuesto en el sector de desarrollo de software. Y con ello, una forma diferente de presupuestar estos proyectos.

En una primera fase se definen todas las funcionalidades de forma que tenemos una pila de estas. Cuando las tenemos todas, podemos priorizar cuáles de ellas aportan más valor al producto, y por tanto, se deben desarrollar antes que el resto. De forma iterativa, vamos desarrollando las funcionalidades con más prioridad y ofreciendo al cliente versiones funcionales de la aplicación para que pueda probarla y validar su funcionamiento. Al ir desarrollando por prioridad, si surge una nueva funcionalidad, podemos reordenar la pila y priorizar de nuevo según el valor que aporte. De esta forma es más fácil adaptarse a los cambios y ser «ágiles» en cuanto al desarrollo. En cuanto al presupuesto, como el cliente sabe cuanto cuesta desarrollar cada funcionalidad, paga solo por aquello que se va desarrollando.

Se que es una forma muy simple de definir esta metodología, pero da una idea general fácil de entender. Algunos clientes tienen el problema que de esta forma no saben a priori cuanto le va a costar el proyecto en su totalidad, pero os aseguro que, al centrarnos en pequeñas funcionalidades, por una parte la estimación del coste es mucho más ajustada y acertada; y además se ahorra el coste de aquellas funcionalidades que finalmente no aportan valor y que con el otro modelo se hubieran incluido en el presupuesto.

El desarrollo de software no es barato

Desarrollar cualquier software a medida, ya sea una aplicación web o móvil, es un proceso de ingeniería. Requiere de mucho tiempo de profesionales cualificados, y por tanto, no es barato. Hay que entender bien las necesidades del cliente, modelar el contexto del mundo real a un contexto informático e implementar miles de lineas de código.

Todos tenemos asumido este coste elevado en los servicios de otros profesionales cualificados como dentistas, notarios o arquitectos, pero entonces ¿Por qué no entendemos este coste en el desarrollo de software a medida?

La ilusión de internet

Creo que una parte es debido a que hoy día cualquiera con internet y ganas puede aprender a programar, lo que da la sensación de que no es un trabajo tan cualificado como decimos, pero aun así, se necesita mucho aprendizaje y trabajo para llegar a desarrollar aplicaciones de una calidad aceptable. Y si lo consigues, aun de esta forma, es un trabajo cualificado igual que el de cualquier ingeniero, técnico superior o técnico con capacidades de programación.

Por otra parte, con la llegada de herramientas que nos ayudan a crear una web de forma fácil y rápida como puede ser wordpress, puede parecer que el desarrollo de software a medida es demasiado caro. Pero, en este caso, la mayoría de web se basan en un wordpres con plugins (Ya desarrollados) gratuitos o de pago que implementan las funcionalidades que definidas por el cliente. Es una alternativa viable en muchos casos, pero hay que entender que si necesitas un desarrollo a medida, el proceso es más complejo y aumenta el coste.

Conclusión

Si necesitas desarrollar un software a medida que resuelva la necesidad de tu empresa o startup cuenta con profesionales cualificados que te den la mejor solución para tu problema. Busca referencias de otros proyectos que haya realizado tu proveedor. Y desconfía de desarrollos a medida baratos, porque a la larga, te saldrán caros.

¿Tienes alguna idea? ¿Necesitas una aplicación web o móvil a medida? Contacta con nosotros.

 

 

No hay comentarios

Añade tu comentario